El médico de tu edificio: los técnicos de la rehabilitación de edificios 1


Sabemos que la rehabilitación de edificios ha sido, durante muchos años, el hermano “feucho” de la obra nueva. Hemos dejado nuestros pisos enfermar, hacerse viejos ¡y feos!! Y ¡no me extraña! Es peor el remedio que la enfermedad. Pero, ¿que pasaría si hiciésemos lo mismo con nuestros cuerpos? No cuidarlos, dejar los huesos rotos sin arreglar, los dientes sin cuidar, si no hiciésemos ejercicio, si no nos cortásemos las uñas o el pelo. ¡Madre mía! no queremos ni pensarlo. Nuestro cuerpo necesita un mantenimiento, esperemos vivir en él muchos años ¿verdad? Pues nuestra casa también, y no sólo por dentro, sino también por fuera.El médico de tu edificio

¿Alguna vez hemos ido al médico? Cuando no sabemos lo que nos pasa, cuando tenemos un problema y queremos solucionarlo. El médico, gracias a sus conocimientos, su experiencia y los medios a su alcance, valorará cuales son las diferentes soluciones para nuestro problema y nos asesorará para que podamos tomar la mejor decisión posible.

En el caso de los edificios pasa lo mismo.  Muchas veces utilizamos el ejemplo del médico porque creemos que es algo con lo que estamos más familiarizados. Cuando se trata de algo un poco complicado, por ejemplo, cuando a alguien le duele mucho la rodilla, lo normal es que vaya al médico para que éste valore cuál es el problema ¿verdad? Si queremos hacer las cosas bien, no suele ser recomendable ir a la farmacia y comprar medicación para algo que no sabemos lo que es.

Cuando se trata de nuestros edificios “nos lanzamos a la farmacia” sin saber primero cuál es nuestro problema y cuál puede ser la mejor solución a largo plazo ¿por qué? Seguramente es porque no sabemos que existe la figura del “médico” en la rehabilitación de edificios, pero SPARA, rehabilitación + sostenibilidad, ha nacido para contaros que sí, y para apostar por este “cambio de chip”. En este caso no nos llamaremos médicos, sino técnicos de la rehabilitación de edificios. Nosotros no somos constructores, ni distribuidores, ni nos llevamos comisión por comercializar una u otra marca o solución. Simplemente, tenemos la capacidad técnica, la experiencia, los conocimientos y lo medios para asesorar, aconsejar y acompañar a los propietarios de las viviendas durante todo el proceso de rehabilitación.

Cuando hay que operar una rodilla no nos arriesgamos a gestionarlo todo nosotros ¿verdad? No contratamos por un lado al anestesista, por otro al cirujano/a, o al enfermero/a, etc. Ni se nos pasa por la cabeza. Aunque nos parezca muy diferente, las obras de rehabilitación de edificios se parecen mucho a una operación.

La rehabilitación tiene 3 fases bien diferenciadas:

  1. Estudio, para diganosticar el problema y encontar las diferentes soluciones existentes en el mercado.
  2. Ejecución, primero se planifica la obra de rehabilitación y después el constructor ejecuta la obra.
  3. Fin de obra, comprobando que todo está como debería.

Nos preocupamos mucho de cuidar nuestro cuerpo y mantenerlo sano para tener una mejor calidad de vida, pero el sitio donde vivimos también influye en nuestra calidad de vida y merece que nos preocupemos por él, no sólo en el corto plazo.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “El médico de tu edificio: los técnicos de la rehabilitación de edificios